IMG_20141125_201917

CAPITAL FEDERAL (ANDigital) El humorista gráfico de Página/12 y Revista Barcelona, Gustavo Sala, presenta su último libro: El amor enferma. La cita es el lunes 21 de diciembre, desde las 19.30, en Atocha Club de Grabado y Obra Gráfica, sito en la Galería Patio del Liceo (Avenida Santa Fe 2729 – Capital Federal).

La presentación será en el marco de una charla del autor con Alejandra Lunik. Además, estará poniéndole música Alejandro Schuster (Viva Elástico) y habrá muestra de originales del libro publicado.

La obra del también columnista de Casi Despierto (FM Nacional Rock) fue publicada por Ediciones de la Flor, sello que cuenta en su catálogo con destacados y originales humoristas gráficos como el maestro Quino, Alberto Montt, Liniers, el Niño Rodríguez…y también padece a Nik.

“Empecé a dibujar estas historietas inspirado en una chica que me rompió el corazón a fines del 2013. Al principio la idea era hacer un blog con un puñado de esas historietas, dar un poco de lástima y chau”, admite Sala, en el prólogo del libro.

Luego señala que El amor enferma “se fue haciendo sin querer, tratando de convertir la tristeza en humor. O en amor. O en algo que jodiera un poco menos. Este libro es el fin de un recorrido, es haber hecho algo con ese bajón”.

“Hoy tengo mis dudas sobre si el amor enferma, cura o qué carajo hace. Quizás haga las dos cosas a la vez. O quizás no tenga que hacer nada y los que tengamos que hacer las cosas seamos nosotros”, completa.

A su turno, Maitena da su parecer: “por supuesto que el amor enferma, ¿quién no ha sufrido por amor? Amor y dolor van juntos”.

“Gustavo Sala dibujó este libro para no agarrarse un cáncer de corazón. Suena terrible, pero no es nada al lado de sus chistes”, adelanta y subraya: “ácido, corrosivo, descarnado y desconfiado, pero también romántico, nos habla de la pareja”.

“Sus personajes desesperados no encuentran la felicidad en el amor. Encuentran cosas mucho más comunes: evasivas, malentendidos, cansancio, todo eso que deja al descubierto la imposibilidad de amar”, sustenta la historietista.

Y cierra: “si no fuera porque, como dice uno de sus monstruos, en el amor no se agradece, habría que hacerlo. Porque a veces la buena prensa del amor –esa magia que nos hace sentir vivos- te hace olvidar lo miserable que podés llegar a ser con el corazón roto”. (ANDigital)